Un rinconcito «parisienne» en Nueva York


Solo con entrar en la pastelería Sweet Rehab de David Zaquine en el SoHo de Nueva York, quedarás envuelto en color, textura, diseño y maravilla, y eso se aplica tanto a los postres como a la decoración. Sybille Schneider, directora de interiorismo en Leroy Street Studio, reclutó a Rue d’Arch para ejecutar el diseño de Sweet Rehab, que fue influenciado por la escena actual de restaurantes en París. No podemos evitar sentir que el espacio tiene ese «algo» que es a la vez cliché y genuino, con muebles coloridos, luces antiguas y papel pintado tropical y vibrante.

Aquí os dejo algunas ideas que podemos tomar prestadas de una barra de postres única en su tipo. Bueno, y no me importaría llevarme también alguno de sus postres…


“Gabrielle Shelton, una trabajadora del metal con mucho talento de Shelton Studios, nos ayudó a elevar el espacio con la adición de hermosos detalles de latón”, dice Sybille.

1. Maximiza con vidrios y espejos

Uno de los elementos más interesantes del espacio es poder mirar dentro de la cocina abierta y observar el proceso de elaboración del postre de principio a fin. Dato curioso: la partición de acero y vidrio que separa la cocina del resto del espacio se inspiró en la película mexicana Roma, donde se usó el mismo diseño para la puerta del garaje. Me encanta cómo el vidrio separa las diferentes áreas, pero mantiene el espacio luminoso y brillante. De manera similar, la pared detrás de la barra está revestida de espejos cuadrados, que no solo hacen que el espacio parezca más grande, sino que también agregan interés visual. Es muy buena idea hacer esto en casa en lugares donde tengáis poco espacio pero una gran fuente de luz.

2. Repite texturas y pliegues

Mezclar y combinar pliegues de diferentes tamaños es una forma divertida de unificar una habitación, y en Sweet Rehab se hizo combinando los pequeños pliegues de la envoltura de la barra (en azul brillante) con los pliegues grandes del banco (en terciopelo azul). Puedes copiar el aspecto en tu propia casa con diferentes colores o matices, o simplemente amplificar las texturas con una dosis doble de un color.

Un color clásico (y fácil) de combinar con el amarillo es el azul. Están en cuadrantes opuestos en la rueda de colores, lo que los hace bastante complementarios. El tinte naranja en estas sillas vintage acerca aún más el complemento.
La barra azul es un gran punto focal entre todos los patrones y latón. Fue hecha a medida por Rue d’Arch.

3. Compra decoración que sea vintage y moderna

Puede que el diseño del espacio te haga sentir como si te hubieran transportado a un salón parisino, pero no esperes entrar en ninguna improvisación de acordeón del siglo XVIII: Sweet Rehab te mantiene alerta tocando música rock. Y la misma combinación se aplica a la decoración: los diseñadores hicieron un gran trabajo al buscar productos nuevos y antiguos por igual. «Usamos telas, sillas e iluminación de Pierre Frey de los mercados de pulgas de París que combinan maravillosamente con los ladrillos originales de Nueva York, el terrazo y el techo de zinc pintado», dice Sybille. Probablemente no quieras que tu espacio se vea como una página de un catálogo de IKEA, por lo que es una buena idea buscar tu decoración y muebles en una variedad de lugares. Puedes empezar por tiendas de segunda mano y los mercadillos para encontrar las piezas que realmente quieras que sobresalgan, como las sillas amarillas de la pastelería, y luego completa los espacios restantes con piezas más fáciles de encontrar, como una buena alfombra y otros complementos.

Las sillas amarillas provienen de un mercadillo de París y el banco es un trabajo personalizado con tela de la casa Dedar.

4. Combina patrones y formas

Hay mucha fuerza en esta lujosa pastelería francesa, pero funciona. El papel pintado tropical de Pierre Frey que recubre los estantes se repite en las grandes plantas colocadas alrededor del espacio. Los ricos azules y verdes se refuerzan a través del mostrador del proveedor de piedra liderado por mujeres BAS Stone, donde se apoyan los llamativos pasteles. Los arcos de latón aparecen una y otra vez, desde los estantes hasta el marco de la cocina y el costado de los mostradores.

Me encanta cómo el espejo entre los estantes rompe el papel pintado con la vista a la pared de ladrillos.

Cuando tengas muchas ideas atrevidas con las que quieras trabajar, simplemente asegúrate de que haya elementos que se repitan en toda la habitación para mantener la coherencia.

Fuente


¿Te ha gustado esta entrada? Subscríbete para recibir todas las novedades!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *