Australian summer

Cuando pensamos en la mayor de las islas de Oceanía se nos vienen a la cabeza canguros, koalas y tierras desconocidas. Pero Australia, esa isla que celebra el Año Nuevo en verano, tiene muchas cosas que ofrecernos pues su extensión nos puede hacer concebir un hogar diferente y mágico (como la Wave Rock – montaña sagrada que es monumento nacional australiano), cosmopolita (como Sydney, Brisbane o Melbourne) o de carácter (como las colinas de Arkaringa, dunas que combinan la arena blanca y marcas de un color marrón oscuro salteado con vegetación)

Esta amalgama de tonalidades, sensaciones y experiencias que Australia transmite se ve reflejada en sus artistas, procedentes de mundos y lugares diversos.

Comenzando en Sydney, Michelle Douglas nos sugiere a través de sus cuadros esas tonalidades suaves que transmiten el relax y la magia que podemos encontrar tanto en el rosaceo Lago Hillier como en Hyams Beach, la playa de arena ultrablanca.

También desde la costa central de Nueva Gales del Sur, la artista Sherry McCourt usa como lienzo para sus cuadros los viejos mapas australianos o postales recibidas, como en su «Drop Me a Line», para transformarlos en personajes de nuestros viajes pasados y así convertir nuestro hogar en un reflejo de nuestras vivencias vacacionales.

Desde Brisbane, el artista del metal Jason Tremewen crea obras tridimensionales con un colorido y fuerza sorprendentes, mediante una técnica de cepillado y lijado con ricos tonos vibrantes que nos transmite un verano pasional y único.

No podríamos hablar del arte australiano sin acercarnos al sector de la población aborigen del país, quienes a través de su contacto más cercano con la naturaleza y el origen de la tierra dotan a su obra de una sensibilidad y fuerza especiales.

El colectivo aborigen situado al oeste de la Tierra de Arnhem, en el Territorio del Norte en Australia, se agrupa en una asociación de artistas locales denominada Injalak Arts.

Telas confeccionadas y pintadas a mano, cuadros, mobiliario… todo ello en una eclosión de colores que estas mujeres y hombres de la Australia más auténtica y tradicional plasman en sus obras.

Los artistas anteriormente citados son sólo un ejemplo del potencial de esta enorme isla-continente, de la simbiosis entre su alma cosmopolita y de la Australia de siempre. Ellos hacen posible un verano diferente, un verano fresco y natural, un verano australiano.


¿Te ha gustado esta entrada? Subscríbete para recibir todas las novedades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *