Eternas vacaciones

Para muchos, la llegada de septiembre supone el fin del verano, la vuelta a la «vida normal» y el consiguiente «síndrome post-vacacional». Añoramos ese relax sin horarios, ese aire fresco de cada día, esos momentos estivales… ojalá pudiésemos guardarlos en un rinconcito de nuestro hogar y poder sacarlo cuando nos apeteciese o, simplemente, poder llegar a casa y vivir en unas vacaciones eternas. Qué bonito soñar, ¿verdad? Entonces, por qué no hacerlo realidad.

Vacaciones y eternidad. Dos palabras que me hacen volar hasta la maravillosa «Vacaciones en Roma», protagonizada por Audrey Hepburn y Gregory Peck, donde una princesa aprovecha para escaparse durante su visita oficial a la ciudad eterna y vivir unos días alejada de su monótona vida planificada. «Hay unas nuevas vacaciones en tu calendario», comenzaba el tráiler de la famosa película.

Por qué no buscar esa sensación vacacional eterna en la capital italiana como hizo la siempre elegante Audrey Hepburn, tanto en la película como en la vida real.

Una de las imágenes más famosas de la película es la de Audrey dejándose llevar a lomos de uno de los iconos italianos por excelencia: la Vespa.

Para hacernos sentir así, el estudio barcelonés Bel & Bel utilizó el reciclaje creativo para diseñar unas sillas que recuperasen aquella cultura sedienta de libertad que transmitían las antiguas motocicletas. Así lo han visto ellos y así lo vieron los directivos de la marca italiana, que incluyeron su modelo BV-12 en el Museo Piaggio.

La película a la que nos referimos sirvió de pistoletazo de salida a una joven actriz, que aportó una elegancia fresca que la catapultaría a la fama. No era sólo la ropa que llevaba sino cómo la llevaba. Reinterpretaba la moda como ha hecho Sara Armento con su «Equilibri binari», una mesa de diseño inspirada en la obra del gran modisto romano Roberto Capucci, amante de los volúmenes y de las geometrías influenciado por el arte y la naturaleza.

«Vacaciones en Roma» supuso una innovación en materia de rodaje, puesto que el director se negó a rodar en decorados teniendo la propia Roma como uno de los protagonistas principales. Esa frescura de Audrey tomando un helado sobre las escalinatas de la sobria Piazza di Spagna no requería decorados, para ello ya estaban la actriz y la ciudad capitalina como contrastes.

Esa nota de color del momento «gelato» también nos lo transmite el australiano Matthew Quick, con su actualización de la pintura escultórica al fusionarla con la tendencia de usar emoticonos de nuestros días, una manera alegre que le dará ese toque desenfadado y desestresante que queremos para nuestro hogar.

Pero no podemos olvidarnos de esa «Bocca de la Veritá» que homenajea a uno de los elementos arquitectónicos que Roma ha legado a la Humanidad: los mosaicos elaborados a mano. Auténticas obras de arte que nos hacen viajar a esos palacios de la Roma Imperial.

Sabemos que un mosaico hecho a mano es un plus en una casa pero queremos esas vacaciones eternas y merecemos ese plus artístico, ya sea sobre una mesa, en el suelo o en la pared, como nos trae la empresa sevillana Mosaicos Aljarafe.

Nuestra imaginación es el límite para crear el mosaico que queremos, tal y como hacían los dueños de los palacios romanos: actual, clásico, familiar, popular… pero al fin y al cabo una obra que perdure, como nuestras vacaciones eternas.

Frescura y elegancia. Seriedad y desenfado. Como el que nos transmitió una casi debutante Audrey Hepburn en una de sus películas más memorables. El toque justo que nuestro hogar puede necesitar porque, recuerda que «hay unas nuevas vacaciones en el calendario»: las que disfrutas al llegar a casa.


¿Te ha gustado esta entrada? Subscríbete para recibir todas las novedades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *