De la tierra a la casa

Desde tiempos remotos, el olivo es uno de los productos de la cuenca mediterránea más conocidos y valorados. Sin embargo, no ha sido muy tenido en cuenta en el hogar más allá de su función rural de suministrador del denominado «oro verde».

Esta consideración va cambiando a medida que se buscan nuevos materiales más ecológicos tanto para el mantenimiento interior de la vivienda como para la construcción de ésta o de muebles y complementos.

Distintas universidades españolas estudian los procesos de almacenaje, secado y peletización de desechos del procesado de la aceituna para su reutilización como combustible domicilario, con la finalidad de aprovechar al máximo el prensado de la aceituna.

En este sentido, el estudio creativo Naifactory compuesto por Silvana Catazine y Joseán Villar, tras su estancia en Brasil y comprobar como el plástico y otros componentes impactaban en el medioambiente, decidieron afincarse en Barcelona y comenzar una investigación dentro del programa de desarrollo de materiales biorgánicos de la UE. Así lograron utilizar el hueso de la aceituna como material de construcción de viviendas y como una especie de plástico especial para la fabricación de mobiliario y juguetes.

La empresa Paninos, afincada en la localidad cordobesa de Benamejí, tritura las piedras de las variedades de aceituna Arbequina, Hojiblanca y Picual y las utiliza para crear puertas, marcos, paneles de pared, encimeras y otros productos, al ser este material sostenible, duradero y renovable.

Asimismo, dicha empresa trabaja con la madera del olivo para crear muebles que dan un toque natural a la par que atemporal a distintas estancias de una casa. Con un elaborado sistema único en el mundo, consiguen un acabado liso que puede recordar al mármol o al granito, por ejemplo, pero que está hecho de madera.

Además, junto con su variada gama de dibujos geométricos, al triturar en distintos tamaños varias capas de huesos de aceituna pueden conseguir también un acabado rústico muy vistoso.

Al igual que ha pasado con la planta del bambú, el olivo se irá introduciendo en nuestra vida de manera paulatina pero firme en un ámbito diferente al que estábamos acostumbrados, como era el alimenticio.

Los nuevos tiempos exigen la consideración de nuestro pasado para mantener viva nuestra historia en un futuro más ecológico y sostenible. Y en dicho futuro, nuestro milenario árbol tiene mucho que decir.


¿Te ha gustado esta entrada? Subscríbete para recibir todas las novedades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *